Novedades

Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para proporcionarle una mejor experiencia de navegación. Al utilizar nuestra página web consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información y conocer cómo cambiar la configuración en nuestra política de cookies.

¡Bienvenido!

Registrate y podrás discutir, compartir y enviar mensajes privados con otros miembros de nuestra comunidad.

¡Regístrate ahora!

Dragon Quest V: La Prometida Celestial (Super Famicom, 1992)| Hasta siempre, Chunsoft

#1
Hasta aquí puedo escribir sobre esta saga tras III y IV, por el momento. Chunsoft, en cambio, se despide de verdad de esta saga que creó, dejando unos antecedentes increíbles.




A juzgar por la portada original, se trata del primer juego de la saga con un subtítulo. Toda una declaración de intenciones, o esa impresión me quiere dar. Aunque quiere construir algo sobre unas bases ya establecidas en la entrega anterior, ya que este es el segundo DQ de la Trilogía de Zenithia. Este castillo homónimo tiene presencia de una forma u otra a lo largo de la misma. Aquí, esta vez, es con un primer y elaborado hilo narrativo de por medio. Y no de cualquier manera: abarca buena parte de la vida del Héroe protagonista. Empieza siendo un niño, y hasta aquí prefiero hablar sobre él porque hay sorpresas.
Por cierto, aún habiendo presentado la posibilidad anteriormente de escoger héroe o heroína, en está ocasión no porque hay justificaciones.

Buen JRPG de la consola

Se trata de un juego agradable. Se amolda a lo que cuenta, su fuerza radica en buena parte en los giros de guión y nunca tiene grandes pretensiones, sino buenos momentos. En contraposición, por una vez me parece relevante señalar con un dedo su aspecto gráfico. Una imagen vale más que mil palabras:


Sí, se supone que esas dunas rodeadas de hierba simbolizan zonas desérticas. En NES salía mucho, mucho más resultón. Lo malo es que el problema no acaba aquí. Fijaos con qué enemigo me encontré en el desierto:



Yetis... de nieve. Si se derritieran por el calor aún pasarían por enemigos despistados, pero no es el caso. Al menos por primera vez hay fondos ambientales para las batallas, y no únicamente negrura.
"Brow" y "Pier", los que están luchando conmigo en la imagen, son Brownie y Pierre. Pero no son personas, sino monstruos que decidieron por propia voluntad unirse a mi. Este principal aspecto de la saga Pokémon aparece por primera vez aquí, en este juego: el reclutamiento Y sistema de guardecimiento de monstruos. Hay al menos una nueva mecánica más introducida y que ha sido utilizada en juegos como Fable II o Harvest Moon, pero insisto, mejor no contar nada. A la lista con todas las demás features creadas/introducidas por Chunsoft.


Pero lo gráfico es un mal menor. No tan trascendente si tenemos en cuenta que lo más importante en esta entrega es el ciclo del héroe, su contexto, y todos los personajes que vas conociendo. Más que en ninguna otra entrega que haya probado. Me explayo en el primero de los dos puntos que quiero destacar:

1. El valor de un comienzo

Mientras que DQ III empezaba con un potente cinemática animada, la cual era la mecha para introducir una sensación de seriedad y deber a lo largo de todo el gameplay, en el V ocurre algo similar, pero con un deliberado gancho narrativo. Tras una misteriosa escena inicial, ocurre tal golpe de efecto que piensas: "¿Qué ha pasado? ¿Por qué he acabado en esta situación?" Paras, y entonces piensas: "Jugaré para descubrirlo". Y más acontecimientos se irán sumando, con giros a la vuelta de la esquina.
Desde III hasta el VI, cada uno a su manera, son modelos estupendos de comienzos. Como poco recuerdan lo importante que puede ser tener algo tangible para empezar un relato.


Y segundo punto:

2. Grindeo divertido

Aunque no lo creas, se pueden poner ambas palabras en una misma frase: el grindeo puede ser divertido, y se debe a lo genialmente desarrollado que está el combate. Casi parece que estaban esperando desde Chunsoft una nueva consola, para redimirse del cuestionable combate con I.A. de DQ IV y vaciarse compleamente en la programación. Más que en el aspecto gráfico, desde luego.
Siendo específico, el único momento necesario en el que debes pausar para subir niveles es al principio del juego, en tu primera misión importante. Nada que temer, ya que como suele pasar, al principio de un RPG los niveles vuelan.


Para salvar a un gato de unos abusones, debes colarte en un castillo abandonado con tu amiga de la infancia, Bianca, y espantar unos espíritus. Si, es tan infantil como suena, pero recuerda que eres un niño de 5 años. Y Bianca 6, los mayores mandan. Si quieres entrar a las independencias del castillo tan pronto, sería un suicidio, y quieras o no, te ves forzado a entrenar antes. Y aquí empieza la magia.
Con el añadido de las armas que hacen daño a grupos enemigos (como el bumerán o el látigo), la impredictabilidad tan ingeniosa de los enemigos y los comandos y efectos de siempre, todo junto hace del combate uno modélico. Normalmente funcionaban bien en suma, pero ahora también individualmente. Junto con el habitual diseño de mazmorras, una gozada.


Para acabar

Todo lo dicho es para mí el fuelle de toda la aventura. Incluso para el principio, que, estructuralmente, no lo veo bien diseñado del todo. Hay un fragmento entero que se siente un pegote, y que quizá haya sido mejor adaptado en el remake de DS. Esta versión quizá os sea más apetecible, depende de cada uno. No solo por los gráficos, sino por el tema del reclutamiento de monstruos. Si alguien de por aquí lo ha jugado, me gustaría saber qué tal le funcionaba. Además, mientras el original puede haber 3 personajes luchando a la vez, en DS hay hueco para uno más. Y hay más monstruos para reclutar. Hay decisiones que no me gustan, pero corté con esta versión demasiado pronto y mejor no comentar nada visto así.
Una cosa que me hizo apartarme del juego fue una disonancia que también se daba al principio: aunque fueras un niño, te trataban como un adulto. Y más raro aún cuando te vendían armas y armaduras. Quedaba extraño.


Fue una muy buena entrada a la saga para conocer de qué va la saga. Por lo menos los clásicos clásicos.
 
Última edición:
#2
2. Grindeo divertido
Dont believe his lies

Es considerado uno de los mejores DQ y el único que he jugado, y es indiduablemente el peor jrpg que he jugado en mi vida. La cantidad de grindeo que hace falta para avanzar un % pequeño en el juego es enorme y el combate no puede ser mas aburrido, acompañado de la historia mas genérica posible.
 
#3
Es considerado uno de los mejores DQ y el único que he jugado, y es indiduablemente el peor jrpg que he jugado en mi vida. La cantidad de grindeo que hace falta para avanzar un % pequeño en el juego es enorme y el combate no puede ser mas aburrido, acompañado de la historia mas genérica posible.
XDD

¿SNES o DS?
Bueno, sobre todo he abierto el hilo por los hitos históricos de este juego, porque la historia no es para tirar cohetes. Queda eclipsado por otras entregas que lo hacen mejor, y con mucha menos historia. Aún así, no lo consideraría malo, es como un blockbuster.
En lo del grindeo no coincido, al menos en la versión original.
 

Goly

Retrotraidos
#4
El supuesto mejor DQ, aun le tengo pendiente de jugar en DS y dar carpetazo a la infrasaga y poder decir con motivos: es una mierda.
 
#5
Buen DQ y un juego bastante decente peeeeero coincido en lo del grindeo. Me jodió en el alma pero lo dropee en el boss final porque me negaba a seguir subiendo niveles para poder pasarmelo.
 
#6
Me jodió en el alma pero lo dropee en el boss final porque me negaba a seguir subiendo niveles para poder pasarmelo.
Yo también decidí dejarlo en el boss final, pero a sabiendas de que de haber vuelto a hacer el camino hasta él lo hubiera conseguido. Si tanto tú como Abutreca habéis jugado la versión de DS, se ve que en esa hay un grindeo impuesto.